El entrenamiento del cerebro que enseña a manejar la ansiedad

El neurofeedback es una técnica de retroalimentación de la actividad cerebral que enseña a regular nuestras ondas cerebrales y a gestionar mejor las emociones


El impacto de la pandemia sobre la salud mental será importante a largo plazo y se producirá a nivel global, según ha vaticinado la OMS, que no solo centra sus consecuencias en la transmisión del virus, el miedo al contagio o el impacto psicológico de los confinamientos, sino que también pone el foco en los estragos derivados del desempleo y las dificultades socioeconómicas.


Pero además los efectos del aislamiento social y la pérdida de rutinas vivenciales sobre las funciones diarias como la atención, la memoria o las funciones ejecutivas ya se aprecian en consulta, según revela el neurólogo Dr. Juan A. Cruz Velarde, del Instituto de Neurobiología Clínica, quien asegura que la falta de interacciones sociales ha influido en la desestabilización de pacientes ya afectados con problemas de ansiedad y depresión. Así, el experto afirma que se ha notado un incremento de patologías asociadas a estos problemas como cefaleas tensionales, insomnio o cervicalgias por tensión muscular. También se han producido muchas alteraciones del sueño, así como un aumento de los trastornos obsesivos como la obsesión por la higiene o la hipocondría, según apunta el director de la Clínica Neuroscenter, Sydney Pinoy, quien reconoce que se están viendo síntomas y trastornos que estaban latentes pero que ahora salen a la luz. «La incertidumbre sobre el futuro es algo que está afectando mucho a quienes sienten más estrés o son más propensos a sufrir ansiedad», revela.




De hecho, el experto afirma que la mayoría de los que acuden a su consulta por sufrir ansiedad o depresión consideran que el coronavirus ha sido una circunstancia agravante. Todo esto ha dado lugar a una necesidad creciente de trabajar la mente para afrontar situaciones desfavorables como las que estamos viviendo. Y aquí es donde entra en juego en neurofeedback, la técnica de entrenamiento cerebral con la que trabajan ambos expertos. Cómo funciona el neurofeedback Según la definición del director de Neuroscenter, el neurofeedback es una técnica de retroalimentación de la actividad cerebral que enseña a regular las ondas cerebrales. «Primero registramos las ondas cerebrales a través de sensores situados en el cuero cabelludo (electroencefalograma o EEG). Luego estas se interpretan para saber qué zonas del cerebro están funcionando incorrectamente comparándolas con su función normal. Durante el entrenamiento un ordenador proporciona indicaciones audiovisuales (en forma de ejercicio o videojuego) para la activación o desactivación de regiones cerebrales concretas. Si el cerebro sigue bien el ejercicio, el videojuego continúa. Pero si se detectan procesos erróneos, se detiene. De esta manera el cerebro aprende lo que debe hacer para reducir las ondas cerebrales que causan el estrés o la dificultad y a incrementar la actividad de las que tienen un funcionamiento óptimo», explica.


Me gusta decir que el neurofeedback es como esas bolas de nieve de Navidad que agitas, para luego esperar a que la nieve caiga y se ponga otra vez en su lugar», comenta Pinoy, quien revela que el cerebro actúa de la misma manera, pues a lo largo de nuestra vida hay que ir agitándolo para fomentar su plasticidad, creando con ello nuevas redes neuronales (sinapsis), que se traducirán posteriormente en nuestras conductas. Cómo, cuánto y cuándo entrenar el cerebro Si hablamos de meditación lo ideal es practicarla como mínimo unos 20 minutos al día, según los expertos. En cuanto al mindfulness se puede intentar practicarlo tanto como sea posible. «Ser consciente de nuestro entorno y nuestra vida es importante para nuestro bienestar psicológico y físico. Los resultados se irán asentando en el tiempo, dependiendo de la fisiología y psicología de la persona», dice Pinoy En el caso del neurofeedback el entrenamiento se lleva a cabo realizando una o dos sesiones de 30 minutos a la semana. Según el experto, existe evidencia empírica de cambios iniciales a partir de 20 sesiones de neurofeedback en una casuística del 80%, pero, tal como aclara, hay que tener en cuenta que cada caso es siempre distinto, por lo que nos movemos en márgenes de entre 20 y 180 sesiones. «Son números a grandes rasgos, hay casos de personas que mejoran tras unas pocas sesiones y otras que empiezan a notar sus efectos después de las 20 sesiones», concluye.

Referencias.

Raquel Alcolea, www.abc.es.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square